Y, si a su juicio los profesores tienen suficiente información sobre el tema, no se angustian; de lo contrario, si no encuentran significados en su intelecto, su incertidumbre crece.Este paso del concepto al problema o de la instrucción a la tarea requiere del programa para sustentar la transferencia; requiere de la precisión del qué y del cómo, porque si no existe suficiente información en la base de datos de su memoria, ni los códigos suficientes para recibir y acomodar dicha información, entonces, la transferencia no se da; el sujeto se bloquea y se frustra.El hecho de escribir el encuadre temático y puntear, al menos, los subtemas principales, le permite al profesor orientar su esfuerzo académico hacia la sustancia del tema y, al mismo tiempo, le refuerza su imagen ante el grupo; imagen de profesional de la docencia que, además de dominar la teoría sobre un contenido, envía el mensaje al grupo de que sabe hacer docencia; es decir, sabe traducir los conceptos teóricos a niveles operativos, donde el alumno reconoce su aplicación práctica.

En virtud de que estos profesores en servicio docente han desarrollado habilidades y prácticas para la enseñanza por exigencia de la necesidad cotidiana de resolver problemas de didáctica, los primeros contactos docentes, en la actualización, están matizados de expectación y desconfianza.

La enseñanza de cursos de teoría educativa (como son los de filosofía de la educación, de psicología del niño y del adolescente; o bien los que se refieren al desarrollo del pensamiento pedagógico o de política educativa), generalmente, se le facilitan al maestro de cualquier escuela normal o de centro de actualización.

Como puede apreciarse, los cinco pasos señalados anteriormente constituyen la guía mínima para el diseño y desarrollo de una clase; no obstante, el profesor puede ampliarla pero evitando al máximo caer en el desmenuzamiento técnico a ultranza que más que ayudarle le complicarán la tarea docente.

En resumen, si bien los cinco pasos propuestos cumplen con los requisitos básicos para el diseño y operación de una clase, es importante destacar a dos de estos elementos sustanciales: la preparación escrita del encuadre conceptual de la clase y la definición de tareas que se vinculan con la organización del grupo de trabajo.

La preparación de la clase paso a paso El proceso de preparación de una clase se puede ajustar a cinco pasos básicos; enseguida se desarrolla dicho proceso de manera puntual.

Segundo paso - documentación temática El propósito es reunir la documentación que requiere para preparar, por escrito, el tema en cuestión; aun cuando su desarrollo lo lleve a cabo ante el grupo de manera verbal.

En el caso particular de la enseñanza, se requiere definir, antes del trabajo directo con el grupo, el conjunto de estrategias que facilitarán el trabajo intelectual y el manual; estrategias de orden conceptual que faciliten la aplicación de estrategias para el trabajo manual.

En otros términos, se requiere definir con mucha precisión las estrategias para el estímulo del pensamiento creativo y científico pero también las que permitirán conectar la teoría con la necesidad, que surge del ámbito de la práctica de una profesión u oficio.

La transferencia teórica: del concepto a la aplicación práctica Es frecuente que en la docencia el trabajo académico se centre en la discusión teórica y que no se tenga el tiempo necesario para su aplicación práctica.